Hace algunos días tuve la oportunidad de escuchar las opiniones de algunas personas que toman decisiones acerca de hacia donde deben ir sus empresas o las empresas para las que trabajan, en un país subdesarrollado, por cierto. Y uno de ellos, en arrogante reacción frente a la mención que alguien hizo de Bitcoin, se expresó diciendo que “Bitcoin es un nido de narcotraficantes”. A lo que no pude menos que pensar en uno de los hombres más ricos del mundo, Elon Musk, quien defiende la criptomoneda argumentando que “va a llegar a la luna”, y apenas días después de proferir palabras tan elogiosas sobre la criptodivisa (en febrero de 2021), compró mil quinientos millones de dólares en Bitcoin.

Otra de estas personas en la conversación, cuestionaba la calidad de los cursos que vende una reconocida empresa de internet cuyo modelo de negocio es ofrecer subscripciones para que unas personas ganen vendiendo programas formativos de costura, cocina, ventas, entre otros muchos temas, y otras se beneficien con lo que aprenden al hacer estos entrenamientos por apenas treinta dólares. El tono era despectivo, es decir, parecía decir veladamente: “yo no haría uno de esos cursos ni porque me mataran, ¡qué vergüenza!”. Por lo que, claro, también me hizo pensar. En este caso, preguntarme mentalmente si no es una bendición que haya gente que construya estos productos masivos para que los consuman quienes no pueden educarse en Harvard o en Oxford.

Más tarde, mientras me tomaba un café, reflexionaba acerca de que la gran mayoría de las personas no tiene (nunca han tenido) acceso a la Bolsa de Valores (diría que en ningún país subdesarrollado) a negociar dinero fiat; sin embargo, ahora hasta la señora que vende tintos en una esquina en Medellín puede entregarle veinte mil pesos a un comisionista para que tres o cuatro días después éste le entregue cuarenta mil pesos, invirtiendo en Bitcoin. Y ella feliz.

Ahora bien, la gran mayoría de los jóvenes de nuestros países (quiero decir, los de la frontera sur de Estados Unidos para abajo) si acaso tienen acceso a educación, menos van a tener acceso a educación de calidad. (Aunque cabe una reflexión: ¿qué es educación de calidad? ¿Acaso es la que ofrecen en instituciones privadas (en lujosos barrios en opulentas ciudades) a donde solo llegan chicos oliendo a perfume en carros importados conducidos por chóferes uniformados y a los cuales les dan formación empresarial desde que ingresan como párvulos?)

Nuestros líderes tienen que transformarse. Transformar su mentalidad. Tienen que entender, por ejemplo, que Bitcoin no es la madriguera de los narcotraficantes (o lo es tanto o tan poco como lo ha sido siempre el dinero fiat desde que el narcotráfico apareció en el mundo y hasta nuestros días), a no ser que estas personas consideren narcotraficantes a enormes compañías internacionales como Square, Grayscale, Microstrategy, Riot Blockchain, Coinbase; o que piensen que es ilícito que la Superfinanciera de Colombia realice un piloto para probar criptoactivos y permita negocios entre Banco de Bogotá y Bitso, Davivienda y Binance, Coltefinanciera y Obsidiam; o que consideren mal habidos los dineros de Paypal, Mastercard y Visa porque están trabajando en desarrollos para aceptar pagos en Bitcoin en sus redes; o que denigren de igual forma de Bancos como BNY Mellon (el más antiguo de los Estados Unidos) o compañías como Tesla porque ven a Bitcoin como reserva de valor. Pues sí, muchas compañías, bancos entre ellas, a lo largo y ancho del mundo están explorando o ya han invertido en Bitcoin. 

De igual forma, nuestros líderes tienen que entender que las personas que ofrecen cursos virtuales en internet, de bajo costo y según ellos de baja calidad (yo que los conozco y los promuevo defiendo que son de muy buena calidad para el presupuesto que manejan), son una apuesta por llegar con conocimiento y educación a las clases menos favorecidas a las que las dirigencias políticas, infortunadamente, no miran, ni para ofrecerles cursos de buena ni de mala calidad.

Y de paso, aprovecho para ofrecerle a quien lo considere de oportuno, un curso de bajo costo y alto valor, y de Bitcoin además, para que empiecen a conocer de este tema. Pueden hacer clic en el siguiente enlace donde les darán más información: Invierte en Bitcoin. Y si accedes ahora mismo a la página de lanzamiento podrás usar un cupón y pagar solo el 50% del valor, solo durante las siguientes 24 horas.  

Criticar es fácil cuando uno no arriesga nada ni pone nada en juego. Pero hay muchas personas que ponen a disposición de las personas recursos y oportunidades.