fbpx

Cuando me preguntan: «¿qué libro me recomiendas para leer?» Mi pregunta debiera ser siempre a su vez: ¿Qué objetivo persigues? Porque definitivamente no es lo mismo leer a Gabriel García Márquez que leer a Dan Brown; no es lo mismo leer «Conversación en La Catedral» que leer «Cincuenta sombras de Grey». Y para hacerlo más claro: la diferencia que hay entre el grupo Gabriel García Márquez – «Conversación en La Catedral» y Dan Brown – «Cincuenta sombras de Grey» es que el primero pertenece a lo que se llama Canon literario o literatura canónica, en tanto que el segundo pertenece a lo que se llama paraliteratura. Pienso que todo autor y todo libro tienen su mérito, pero claramente cada autor persigue algo diferente al escribir un libro, lo que queda de manifiesto según se le pueda enmarcar en cada uno de estos tipos de literatura. Los autores que aspiran a enmarcarse en la literatura canónica buscan trascender, legar algo valioso a la humanidad, que su obra perdure en el tiempo; los autores que aspiran a enmarcarse en la paraliteratura buscan entretener a grandes masas. Nada de esto es malo, ni desde el punto de vista del autor ni desde el punto de vista del lector. Como reza el refrán: Para gustos los colores.