Además de ser una destacada escritora y de que sus obras terminaran por impulsar el movimiento feminista, Virginia Woolf, una maestra de la creación literaria, siendo aún niña, creó una especie de periódico llamado The Hyde Park Gate News, en alusión a la casa familiar, el número 22 de Hyde Park Gate, en el barrio de Kensington; los ejemplares los distribuía entre su familia. Más tarde, en 1912, Virginia se casó con Leonard Woolf, economista e historiador, del que tomó su apellido, y con quien cinco años más tarde fundó la editorial Hogarth Press, que editaría y publicaría, entre otras, toda la obra de la propia Virginia. ¿Virginia Woolf autopublicada? Sí, para poder experimentar el “superficial placer”, como ella misma decía que era la publicación con respecto a la creación misma,  de que la leyeran. Y , pues, muchos terminamos degustando sus obras, como si se tratara de verdaderos manjares. Que lo son. Manjares de letras, de palabras, de frases. Manjares de historias, Qué tal La señora Dalloway, Alfaro, Orlando. Qué tal Las olas.