No hay descripción alternativa para esta imagen

Ayer te hablaba del momento en el que, considero, inició oficialmente mi carrera como escritor. Los dos libros que te mencionaba son los de la imagen: «Bandidos y hackers» y «Construir una novela, cómo orientarse en el proceso de creación literaria». Escribirlos y publicarlos me dejó la experiencia de que, en primer lugar, hay que tomárselo en serio, y la mejor forma de demostrar que lo haces es preparándote para ello, estudiando, conociendo las técnicas de la creación. Y claro, viviendo, porque lo que vas a hacer al escribir es a recrear el mundo con palabras, y en muchos casos, a hacer un ejercicio que es típico del escritor, y es preguntarte ¿Qué pasaría sí…? Así empiezan los libros. Por ejemplo: ¿Qué pasaría si escribiera todos los días mil palabras? ¿Qué pasaría si le dijera a esa chica que me gusta mucho? ¿Qué pasaría si me atreviera a iniciar esa tarea en la que llevo tiempo pensando? Y como no sabes qué pasaría, pues empieza a inventar lo que pasaría. Y mientras piensas, escribe. Anímate, lánzate al ruedo, donde están los riesgos, y derrumba las barreras. Se siente duro cuando uno se cae. Pero no sé si te has dado cuenta de que en las películas, el protagonista no sale ganando y ya, no, primero lo apalean, y luego sí, gana. ¿Recuerdas a Rocky? Bueno, así es.